martes, 10 de septiembre de 2013

paradojas





Estaba claro.

Tarde o temprano,

el camino se tenía que estrechar.

Supongo que para poder ir cada uno por su lado.

Pero sin piedras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada